Ir al contenido ↓

Vida después de UWC

Mi Experiencia UWC

Ma. Denisse - UWC Costa Rica

"Cuando llegás a un Colegio del Mundo Unido, no llegás solamente a estudiar, es una experiencia que va más allá de eso, es un lugar donde se te olvida que existen las fronteras".

Hace poco más de un año tomé la decisión de aplicar a UWC,  si en ese momento me hubieran dicho: "Ma. Denisse, el próximo agosto te vas a ir a Costa Rica" la verdad es que no me lo hubiera creído. He vivido  la experiencia más increíble que pude haber imaginado, compartiendo cada día clases, residencias, comidas y el resto de actividades junto 153 chavalos de 60 países. Quién diría que a mis 18 años iba a poder vivir esta oportunidad.

Más o menos en Abril de 2013, recibí la llamada en la que me dijeron que había ganado una de las 2 becas que había para Nicaragua este año.  Cuando le comentaba a mi familia y amigos que me iba por dos años a estudiar a Costa Rica el bachillerato internacional, muchos de ellos me respondían diciendo que para qué iba a hacer eso si yo ya me había graduado, o me decían que por qué me quería ir a Costa Rica si ahí no quieren a los nicas. Nada de eso me detuvo, y el 19 de agosto llegué a UWC Costa Rica.

Desde el momento en que llegás al colegio te das cuenta de la maravilla de esta experiencia, en el parqueo te están esperando alrededor de 20 chavalos emocionados porque llega un nuevo estudiante al colegio, todos te saludan y están emocionados por conocerte, te abrazan, te dicen sus nombres y el país de donde son, agarran tus maletas y te llevan a tu residencia, te muestran tu cuarto y las otras dos personas con las que vas a convivir el resto del año. Esa es una típica bienvenida en el colegio... si me preguntan a mi quiénes estuvieron en esos primeros momentos cuando llegué, la verdad es que solo puedo recordar a mis compañeras de cuarto jaja los primeros días son un poco abrumantes, todo es nuevo, te toca aprender el nombre de más de 150 personas y además sus países, pero todo ese caos pasa rápido, y empezás a amar cada momento que pasa.

Cuando llegás a un Colegio del Mundo Unido, no llegás solamente a estudiar, es una experiencia que va más allá de eso, es un lugar donde se te olvida que existen las fronteras, donde a pesar de diferencias culturales, raciales o socioeconómicas vas a ver a jóvenes interactuando entre sí. Venís a un lugar donde cada día del año ya está planeado,  donde siempre tenés alguna actividad, un espacio donde formas amistades tan fuertes como las que tengo en Nicaragua, con la diferencia que acá mis mejores amigos son de España, Costa Rica, Argentina, Colombia y Francia.

Estudiar en un Colegio del Mundo Unido es simplemente inigualable, aquí me he divertido más que nunca, he estado rodeada de la diversidad cultural más grande que he visto en mi vida, he aprendido que es posible reunir a más de 150 jóvenes para lograr un impacto en la sociedad a pesar de las diferencias que pueden haber entre ellos. Sin duda alguna los dos años de experiencia UWC son los mejores de mi vida, es algo que simplemente te cambia la vida.

Jennyfer - UWC India

"Fue a través de estas amistades que descubrí más, no solo del mundo, si no de mi misma."

Cuando escuché de los UWC, simplemente pensé que era algo demasiado irrealista. “200 jóvenes de todos lados del mundo reunidos en un solo lugar para trabajar, estudiar y vivir juntos.” Al leer esto pensé que era algo solo posible en películas, y ahora, después de dos anos, después de haberme graduado y finalizado mi experiencia, todavía lo siento como algo irreal, como un largo sueño. Decidir que me iba a India, fue más difícil de aceptar por la gente que me rodeaba que por mi misma. Comentarios como “¡¿A la INDIA?! ¡¿Que vas a hacer en la INDIA?!” fueron los mas comunes que recibí al decirle a mis amigos, compañeros y familiares.

Sin embargo, fui sorda a estos comentarios, pensar que iba a ir a un lugar tan místico y especial como la india, y a vivir la experiencia UWC no permitía que ninguno de esos comentarios afectara mi decisión. Y es hoy y no me arrepiento, pues experimenté lo más intenso y especial que he vivido en toda mi vida.

Lo más especial e intenso de la experiencia en un UWC para mi, fue compartir dos años un techo con personas de 78 países del mundo. Compartíamos no solo comida y espacio 24/7, pero también creencias, culturas, ideales y maneras de pensar. Talvez fuimos criados en un contexto social, político, económico y cultural diferente, pero es por esas diferencias que cada uno logro expandir nuestra manera de pensar, nuestra manera de ver las cosas. Fue a través de estas amistades que descubrí más, no solo del mundo, si no de mi misma. Siento que tengo una conexión más fuerte con lo que esta pasando en todo el mundo. Por ejemplo, mi grupo de amigos son de Dinamarca, Bélgica, Israel, India y Bangladesh. ¿Quien pensaría que chavalos de esos países iban a formar un círculo de amistad? Nadie.

En las calles de Bombay cuando salíamos por el fin de semana, se nos acercaban extranjeros que les parecía “interesante” nuestra combinación, y siempre nos preguntaban ¿De donde son? Y nos reíamos, les decíamos de donde éramos y les contábamos de UWC, y que estudiamos en el que quedaba en Puna. La gente se iba impresionada ¿que una india y una pakistaní sean mejores amigos? Y una vez nos dijeron: “aprovechen esta impresionante experiencia, que no es todo el mundo el que 1. se atreve a hacerla, 2. lo puede hacer, 3. la vive” Ahora cada vez que leo un periódico, o veo las noticias, y escucho cualquier país del mundo, no solamente escucho un país, si no una cara, un amigo, tengo con quien relacionar cada noticia, y por eso, ahora como todo UWC dice, no solamente soy ciudadana de Nicaragua, pero también “Soy ciudadana del mundo”.